El Gobierno legislará la reforma laboral por la falta de acuerdo de los agentes sociales

jueves 10 de junio, 2010

 La última reunión que se habían fijado el Gobierno, la patronal CEOE y los sindicatos CCOO y UGT para pactar la reforma laboral, terminó hoy sin acuerdo. Tras más de diez horas, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y los secretarios de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han finalizado la reunión sin pacto.

 

 

Según informaron fuentes sindicales, esto se ha debido a las grandes diferencias que existen por la posición de la patronal. Además, destacaron que el Gobierno se ha comprometido a enviar mañana un texto sobre la reforma, que probablemente compilará lo tratado hoy, a las partes.

 

 

Asimismo, el Gobierno tiene previsto reunirse mañana por la tarde con los sindicatos. Las fuentes añadieron que la patronal ha pedido que las nuevas citas con los agentes sociales sean por separado.

 

 

La reunión comenzó ayer a las 19:30 horas y ha finalizado a las 6:00 de la mañana, según informaron fuentes del Ministerio de Trabajo. Durante esas más diez horas, las fuentes consultadas han expresado en reiteradas ocasiones que el pacto estaba difícil y que existían diferencias en torno al abaratamiento del despido y sus causas.

 

 

El Gobierno tiene previsto aprobar la reforma, con o sin el acuerdo de los agentes sociales, el próximo 16 de junio.

 

 

El Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de la CEOE analizará esta mañana las medidas propuestas por el Gobierno, así como la evolución de la negociación a partir de las 10:00 horas.

 

 

Ésta es la segunda vez en esta legislatura que fracasa el proceso de diálogo sobre la reforma, ya que el pasado mes de julio se rompieron también las negociaciones ante la insistencia de la patronal por reducir cotizaciones sociales.

 

 

Tras el nuevo fracaso, el Ejecutivo tendrá que empezar a buscar el apoyo de los grupos políticos para sacar adelante la reforma en el Congreso, sólo unas semanas después de que consiguiera dar luz verde al decreto antidéficit por un solo voto de diferencia.

 

 

Además, el Gobierno corre el riesgo de tener que hacer frente a una huelga general, ya que los sindicatos llevan semanas advirtiendo de que si la reforma lesiona los derechos de los trabajadores con medidas como el abaratamiento del despido convocarán una movilización de este tipo.

 

 

El decreto que tendrá que elaborar el Ejecutivo tendrá que ir en la dirección de un despido más barato, puesto que previsiblemente planteará que los despidos en empresas en crisis puedan tener una indemnización de 20 días, en lugar de los 45 días que acaban pagando normalmente los empresarios.

 

 

De la misma forma, el Gobierno podría facilitar el despido por causas objetivas, de 20 días, basado en razones económicas, tecnológicas y organizativas, y extender el contrato de fomento del empleo estable, de 33 días de indemnización por despido improcedente, frente a los 45 días de los indefinidos ordinarios.

 

 

La idea del Ejecutivo sería la de universalizar este contrato, de forma que pudiera hacerse a todos los colectivos (ahora están excluidos los varones de 30 a 45 años).

 

 

Una de las novedades planteadas en la reunión de esta madrugada ha sido la posibilidad de que el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) asuma el pago de ocho días en las indemnizaciones por despido.

 

 

Esta propuesta, que abarataría el coste del despido para los empresarios y no para los trabajadores, sí cuenta con el visto bueno de los empresarios y de los sindicatos porque no supone una pérdida de derechos.

 

 

El modelo alemán, que permitiría combinar la reducción de jornada con compensaciones externas, y el modelo austriaco, basado en la creación de un fondo nominal, nutrido con aportaciones empresariales, que el trabajador podría cobrar al ser despedido o guardar para más adelante si cambia de empresa, son otros asuntos que podrían formar parte del decreto del Gobierno.

Subir
Diseño Web nlocal